Periodismo: oficio o profesión

twitter-journalism.jpg
Traigo hoy un artículo de Toni Piqué que trata tema recurrentes en mi cabeza y que suelen salir también en cuanto nos juntamos más de dos periodistas en un recinto cerrado. Y es que el viejo debate de si el periodismo es un oficio o una profesión, no sólo perjudica al profesional de la comunicación si no también al receptor de la misma, el lector, oyente, espectador…
No cabe la menor duda de que todos tenemos en la mente nombres de excepcionales profesionales del periodismo que no hicieron “esta carrera” aunque en la inmensa mayoría de casos hicieron otra, y eso va muy en consonancia con lo que comenta Toni, y que veremos más adelante. No obstante, el hecho de que un periodista no esté licenciado o graduado (con el nuevo plan), debería ser una excepción y uno un regla, y ese título debería servir como marchamo de calidad de la información que pueda ofrecer.
Buena parte de culpa de esta situación la tenemos nosotros mismos que no hemos sido capaces de sacar adelante la creación de un colegio profesional, como en otras actividades que obligaría por ejemplo a un medio a que un porcentaje alto de su plantilla de redacción (digamos un 75%) fuera de profesionales de la información, reservando el resto para especialistas de otras áreas, que por otro lado también son muy necesarios dentro del mundo de la información.
Pero tengamos en cuenta que un abogado para poder ejercer tiene que colegiarse. Un ingeniero o arquitecto que se responsabilice de firmar unos planos, debe estar colegiado. Imaginad que llegáis a un hospital y que de repente os atiende alguien que no es médico licenciado, aunque sabe un montón, porque ha estudiado mucho y además su padre era médico. A todos nos parecería una barbaridad, pero eso es lo que está pasando en el periodismo. “Y muchos diréis: Claro, pero un periodista no juega con mi vida” Pues en términos generales no, pero sí es cierto que informaciones imprecisas o mal elaboradas han desencadenado acontecimientos o disturbios que sí han costado la vida de personas.
Por no hablar de la importancia de una ciudadanía bien informada, lo que le permitirá tomar decisiones mejor fundamentadas para, por ejemplo, saber a quién votar en las próximas elecciones, y por tanto saber en manos de quién va a poner su futuro más inmediato.
Pero volvamos al artículo que me ha hecho volver a pensar en todo esto:

No conozco ningún profe sensato que pretenda enseñar Periodismo sino formar cabezas críticas, independientes, capaces de defender su criterio, libres y amantes de la libertad, apasionadas. Para eso sirve pasarse tres o cinco años leyendo, rumiando y discutiendo, preguntando y respondiendo, saliendo y entrando, escribiendo y corrigiendo… Todavía hoy cuesta aceptarlo pero… digámoslo: todo eso incluye Epistemología y Opinión Pública, ambas de Tercero.

Toni Piqué en: Paper Papers: A favor, en defensa y por las Facultades de Periodismo
Es difícil pero es así. Yo entiendo mi labor como docente mucho más allá del programa de la asignatura. Y no podemos olvidar que nos llega una generación que en un examen de géneros periodísticos (tercero de carrera) pone en un titular “Concenso” por “Consenso” (esto me lo contaba un compañero de esta facultad la semana pasada). Ésta es la realidad con la que nos encontramos, pero me gusta creer que aún podemos intentar cubrir esas carencias y formar buenos profesionales.
El paso por la Universidad no sólo se trata de adquirir conocimientos teóricos y prácticos de la materia en la que se centra tu futura vida profesional. Se trata también de aprender a pensar, a contextualizar, a argumentar. Se trata de enriquecerse personal y profesionalmente. Y lo digo con conocimiento de causa, porque yo ingresé en mi Facultad a los 27 años, porque aún a pesar de llevar ya algunos años en ello, presentía que me faltaba algo; y así era. No sé si mi periplo académico me ha hecho mejor o peor periodista de lo que ya fuera antes, pero sí estoy convencida de que me ha hecho mejor profesional y mejor persona.
Y si nosotros mismos no somos capaces de poner en valor lo que hacemos, nos merecemos lo que pase con esta bendita profesión.

Subscribe:     Blog   Podcast   iTunes


Los comentarios están cerrados.